Hablando de política

Creo que esta es la primera vez que hablo de política en el blog, y posiblemente sea la última, demasiadas pasiones y discusiones sin un fin constructivo claro y además para debates políticos hay otros sitios mucho mejores y con más solera[blog cerrado].

Algo habría que hacer con la política actual y algo que evita, necesariamente, a los políticos actuales. Yo soy de los que se sienten obligados a votar, no me he perdido ni una desde que cumplí los 18 (qué tiempos) pero me pasa como a la mayoría de los que participamos, votamos al menos malo. El partido más votado en casi todas las elecciones suele ser la abstención, y no te digo nada si añadimos los votos blancos y nulos (interesante el ejemplo de Barcelona), añadámosle los que votamos por exclusión, luego los que votan, por ejemplo a mi vecino “porque todos son unos ladrones y éste por lo menos es gracioso”, y no quiero añadir aunque casi se podría, a los que votan a determinado partido para “fastidiar” a los del partido contrario ¿cuántos votos nos quedan que realmente creen en lo que están haciendo? ¿son suficientes para mostrar la participación ciudadana?.

Llegó la campaña electoral y comenzó el desfile de inauguraciones de obras inacabadas, por parte de unos y de otros, de acusaciones de corrupción de varios de los partidos, visitas de ida y vuelta a los juzgados, otros partidos con luchas internas tan fuertes que al final casi estaban deseando su propio descalabro, ¿cómo vamos a confiar así en la clase política?.

Y por último un apunte, ¿para cuando las listas abiertas en las municipales?, en muchos de los municipios los electores pueden conocer personalmente a todos los que se presentan, ¿por qué no dejarles escoger a los que quieren, en lugar de al grupo que más se parece a los que ellos prefieren?.

Bueno, por esta legislatura ya vale de hablar de política

Anuncios

Un comentario en “Hablando de política

  1. El mejor ejemplo de voto de castigo ha sido el del PSOE e IU aquí. La gente de izquierdas o no ha votado o ha votado a Revilla.
    Triste balance después de cuatro años de gobierno.

Los comentarios están cerrados.