El orujo de Potes

AlquitaraO mejor debería decir el orujo de Liébana. El orujo lebaniego es un aguardiente que procede de la uva y que ha alcanzado una cierta notoriedad en los últimos años en algunas zonas.
Un poco de historia:
Los orígenes del orujo se remontan a varios siglos atrás, el principal instrumento para producir orujo es la alquitara, que es de origen árabe así que os podéis hacer una idea de la época de la que hablamos.
En los tiempos recientes hay dos momentos claramente diferenciados, antes y después de la intervención de Hacienda. Antes de que Hacienda exigiese el etiquetado de los licores la producción era totalmente familiar y el consumo, en consecuencia, mucho más limitado, prácticamente no se vendía una botella de orujo fuera del valle lebaniego. Posteriormente, una vez que Hacienda comenzó a cobrar los impuestos correspondientes, desaparecieron, casi en su totalidad los pequeños productores, cuyo hueco ocuparon empresas que se dedicaban explícitamente a la producción de orujo.

La materia prima: la Uva.
El orujo sale de la uva, en sentido estricto de la uva lebaniega. Liébana es un peculiar valle cántabro que, a pesar de estar situado a menos de 50 km del mar cantábrico disfruta de un característico clima mediterráneo, esto ha posibilitado que se cultive la vid. No obstante la calidad de esta uva es bastante mejorable pero es esa “mediocridad”, que hace que las cepas generen más “brujo” que uvas, la que proporciona unas características inmejorables para la producción del orujo. El brujo es el sobrante que queda una vez “pisadas” las uvas y extraído el mosto para hacer vino, es decir las pieles de las uvas, pepitas y racimos (buscando en wikipedia he visto que en otros sitios lo llaman bagazo).
Tristemente la desaparición de la población agrícola original de la zona junto con el aumento de las necesidades de materia prima por la popularización del orujo han obligado a importar la uva. Hoy en día casi toda el brujo con que se fabrica el orujo lebaniego proviene de uvas criadas en Castilla

La alquitara:

Para que entendáis de forma sencilla cómo funciona, imaginaros una cafetera italiana (las de toda la vida) de metro y medio de alto, eso es más o menos una alquitara. Están fabricadas en cobre de forma artesanal y tienen un indudable encanto incluso decorativo. Con la llegada de Hacienda todas las alquitaras debieron ser precintadas (para controlar que no se haga orujo con ellas) o agujereadas si su finalidad era decorativa, una alquitara agujereada ya no sirve para hacer orujo

La preparación.

Lo primero preparar una buena lumbre con leña. Sobre la leña se colocará la alquitara con la cubeta cargada de brujo, los vapores ascenderán por la chimenea hasta llegar a la parte superior donde el agua colocado a tal efecto hará las veces de enfriador, condensando los vapores y haciendo que manen, por una pipeta, hasta una garrafa. Todas las juntas de la alquitara deben estar bien cerradas y para eso se utiliza el engrudo, una masa de harina y agua bastante pegajosa. La habilidad del orujero se muestra con el control del fuego: si la llama es muy viva los vapores subirán rápidamente, produciendo más orujo pero de menos graduación, y exactamente lo contrario si se deja bajar la llama. En general se solía hacer dos tipos de orujo, uno mejor, más potente “para los de casa” y el resto con un ritmo más vivo para regalar y/o vender. El orujo podía llegar a tener una graduación muy alta, por encima de los 60º e incluso 80º, pero ahora por motivos fiscales (y de salud añado yo) suelen rondar los 40º

Variedades de Orujo

Las variedades originales eran el orujo blanco, el orujo con miel y el té con orujo (orujo mezclado con té del puerto, una hierba que crece en los puertos de montaña con la que se hacen infusiones pero que sólo se parece ligeramente al té convencional). Con la comercialización masiva del orujo aparecieron muchas variedades más:la crema de orujo (parecida al Baileys), orujo con manzana, con café… prácticamente cualquier cosa que se os pueda ocurrir.

Marcas comerciales

Muchísimas. El Coterón, Sierra del Oso, Diosa Anjana, Valle de Bedoya, Mariano Camacho, el Traviesu, el Tarugu… y seguro que se me olvida alguna.

El orujo como más rico está, y esto es opinión personal, es, que sea bueno, por supuesto, pero además que pase unos años en una botella, con eso se evapora ligeramente el alcohol y se concentran los aromas, una gozada para la sobremesa.

Anuncios

9 comentarios en “El orujo de Potes

  1. Pingback: meneame.net
  2. Añade “El tarugu” a la lista de marcas, que he estado en Potes este finde, y además de confirmarte que es lebaniega, te digo que está muy buena la crema, jeje.

  3. mucha comercializacion de orujo para la poca producion de uvas que hay en el valle. pues si hablamos dsel buen orujo tambien tengamos que decir la buena uva de MORALES DE TORO ( ZAMORA ) esos camiones que he visto cargados de uvas en esa localidad ZAMORANA ……..transp..Gutierrez

  4. bueno esta bien el sit. si escuchado sobre el orujo.por una maja de alli. cada uno tiene su gusto y su forma de pensar. total cada cosa es buena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s