Blogs, rumores y gestión de la credibilidad

La complicada situación económica que está afectando (o afectará) a medio todo el mundo está convirtiendo, por la preocupación, a mucha gente en una suerte de detectives privados que están a la caza y captura de la información privilegiada que les permita salvarse de la quema y dejar atrás tal o cual problema de un determinado valor o entidad financiera. Este es el caldo de cultivo perfecto para los rumores.

Los rumores han existido siempre y que tire la primera piedra el que alguna vez en su vida no ha decidido algo, aunque sea pequeño, por que lo dijo “el-novio-de-la-prima-de-mi-vecino”. El razonamiento es sencillo, nadie tiene información y yo acabo de conseguir una, luego me beneficio de ello. Sin embargo con Internet las cosas cambian, hay información, y mucha, se trata de seleccionar cuál es cierta.

Los blogs somos, cada uno en la escala de la audiencia que tenga, creadores de opinión, cuando estás leyendo estas líneas, estés de acuerdo o no, estoy activando algo en tu forma de pensar, a favor o en contra. Con cada post que escribimos vamos formando una opinión entre nuestros lectores que irán confiando o desconfiando de aquellos blogs por los que pasan. Lo mismo se puede decir desde el otro lado, el lado del lector, con las lecturas diarias vamos seleccionando aquellas fuentes que nos merecen más confianza, o que al menos creemos saber en qué sentido nos mienten.

Estos condicionantes previos nos dan una responsabilidad a cada uno:

  • Los lectores deben saber distinguir en quién se puede confiar y darle a los post la adecuada credibilidad, según la experiencia de la lectura previa y según la seguridad que indique el autor (no siempre se puede estar 100% seguro de todo lo que se escribe pero hay que avisarlo a los lectores). No se debe llegar a un blog por primera vez, sin referencia, y creer lo que allí pone.
  • Los bloggers: nuestra responsabilidad como comunicadores es intentar ser lo más veraces posibles e indicar, en el caso de que sea necesario, el grado de confianza que un lector puede esperar de determinada lectura. Debemos asumir que no tiene el mismo alcance un comentario en un bar tomando una caña con los amigos que escrito en un medio al que acceden cientos o miles de personas diarias.

En tiempos tan inestables como los que vivimos la rápida difusión de un rumor puede llegar a terminar con una empresa (os aseguro que si todos los clientes de un banco se personan allí para sacar todos sus ahorros harían quebrar ese banco), ciudadanos, medios de comunicación, lectores y bloggers debemos actuar de forma lógica en beneficio de todos.

Si hacemos las cosas con criterio podremos evitar esa ‘censora’ intención política de registrar a todos los bloggers por adelantado, o como podría llegar a ocurrir en Italia, a prohibir los blogs.

Anuncios

5 comentarios en “Blogs, rumores y gestión de la credibilidad

  1. “seleccionar cuál es cierta”… Bueno, realmente yo diría mejor: “tener sentido común de cual miente menos” (aunque no todo el mundo lo tiene, y no lo digo por ti, obviamente) 😉

    Saludos 😉

  2. los rumores siempre van a estar ahí. Ya forman parte de nuestra sociedad. Recuerdo unos muy buenos sobre la ubicación del cantante perdido de ‘Manic street preachers’ Richey James Edwards. La peña se inventaba que lo habían visto y eso generaba publicidad sobre esa ciudad…

    En un blog puedes crear rumores muy fácilmente…

  3. En este tema es crucial la labor de investigación. El derecho a la información comprende la difusión de información VERAZ, un término que al menos en el mundo jurídico tiene una acepción acotada: “el informador tiene -si quiere situarse bajo la protección del art. 20.1 d)- un especial deber de comprobar la veracidad de los hechos que expone, mediante las oportunas averiguaciones, y empleando la diligencia exigible a un profesional”.
    (Extraído de una sentencia del TC, me ha salido la vena jurídica)

  4. @YoMisma: nop, no estoy de acuerdo, hablas de informadores y yo no me considero un informador, ¿debe ser veraz una información que le des al camarero mientras tomas un café? obviamente no (aunque sería deseable) un blog es una prolongación de la vida personal, no un medio de comunicación tradicional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s