oficina vacía

La reforma laboral y el teletrabajo

oficina vacíaParece que el miércoles el Gobierno anunciará la reforma laboral que tendrá que aprobar por decreto ya que, en más de dos años, patronal y sindicatos no han conseguido llegar a un acuerdo, mientras eso sí, los trabajadores, espectadores de lujo, veíamos llegar el paro hasta el 20% de los que estamos en condiciones de trabajar.

El debate seguramente habrá sido estéril, con ambas partes enrocadas en sus posturas originales, los unos por abaratar el despido y los otros porque no lo abaraten. Digo yo, que, si en eso no te vas a poner de acuerdo, podrían buscar otras cosas en las que sí pueden alcanzar puntos de encuentro.

Yo propongo impulsar el teletrabajo como forma de mejorar nuestra productividad y nuestro tiempo libre.

Ventajas del teletrabajo:

  • Para el trabajador: flexibilidad de horarios,  mejorar el tiempo de la vida en familia (lo de conciliación de vida familiar/laboral está tan manido que suena ya a política vacía) y mejorar el tiempo libre.
  • Para la empresa: reducción de costes de instalaciones. Facilita la evaluación de los empleados por objetivos, y en su caso, posibilita las retribuciones según este método que suele ser el que prefiere la empresa
  • Para todos: reducción de tiempos de tránsito, de coberturas sanitarias por accidentes in-itinere,  optimización del tiempo y del gasto: gastar una hora diaria de coche no beneficia a nadie (si acaso a las petroleras). Facilita la movilidad laboral sin que sea imprescindible la movilidad geográfica.

Inconvenientes también hay, pero creo que son superables:

  • Para el trabajador: requiere de autodisciplina. Se reducen las relaciones personales entre trabajadores lo que es posible que dificulte la colaboración
  • Para la empresa: más tareas organizativas, de coordinación y de control

El teletrabajo, no obstante, no se puede aplicar a todas las ocupaciones y mi propuesta, como línea “base”,  no es el teletrabajo “total” sino un modelo mixto, en el que una cuarta o quinta parte de la jornada semanal sea presencial para facilitar las interacciones entre compañeros y las reuniones que sean precisas.

Lo que parece claro es que necesitamos innovación, pensar de una forma diferente, los intentos actuales por pasar el bache sin caernos no son más que parches y no hacen pensar que vayan a solucionar nada. El objetivo es aumentar la productividad, conseguir producir más sin tener que renunciar ni a nuestro tiempo ni a nuestros ingresos ¿seremos capaces?

¿te apuntarías al teletrabajo?

¿se te ocurren otras medidas que ayudarían al empleo más allá del debate de cuánto hay que pagar al trabajador a la hora de despedirlo?

Foto original de mark sebastian
Anuncios