Wikileaks un mal necesario

Ya han comenzado a aparecer las primeras opinones contrarias a la publicación de documentos que ha hecho Wikileaks, los argumentos que he escuchado, y que tienen su parte de razón son:

  • Las fuentes no son confiables. Es un argumento inapelable ya que Wikileaks existe, precisamente, porque las fuentes son desconocidas. No obstante, esto no dista mucho de lo que ocurre con cualquier otra información que aparezca en prensa sin revelar fuentes,  el periodista es quien le da veracidad creyendo a su fuente. ¿Merece Julian Assange credibilidad? pues posiblemente, al menos por ahora los Gobiernos no han desmentido las cosas que han publicado y ya van tres “oleadas” de documentos.
  • La información, sin el contexto, no es válida. Esta es para mi la argumentación más válida, muchas conversaciones que tenemos, sacadas de contexto, nos harían quedar como unos perfectos gilipollas (algunas, en su contexto también). La solución la tienen  bien a mano, explica el contexto en que se produjeron. El Estado debería trabajar a nuestro servicio por lo que tendríamos que ser capaces de digerir esa información si se obtuvo respetando todas las leyes que, por suerte, tenemos para coartar la libertad de movimientos del Estado.
  • La información se está dando con cuentagotas, ¿cuáles son los parámetros que deciden este flujo? ¿se necesita un wikileaks de wikileaks? Prefiero que fluya a este ritmo a que no fluya. Esta velocidad consigue, además, adaptarla al ritmo de la prensa tradicional que tiene mucha más llegada que los medios puros de Internet. por otra parte, la demora en las publicaciones está permitiendo que se tomen medidas de seguridad sobre aquellas personas que se pudieran ver afectadas. El límite de Wikileaks debería estar precisamente en que la publicación de esa información afecte a la seguridad de las personas; los Estados podrían intentar negociar, en determinados documentos, el cambio de nombres o circunstancias que puedan servir como identificación, y en caso de no poderse, asumir la protección de esos individuos que en su día se expusieron a peligros para colaborar con dichos Estados.
  • Wikileaks supone un ataque a la democracia y la democracia es el menos malo de los sistemas de Gobierno que conocemos. También es cierto, pero la democracia no debería ser un sistema inmovilista que de por buenos los fallos que tiene. Si hay comportamientos inadecuados de los Estados, se deben cambiar, y si el poder no los cambia por si mismo habrá que airear las vergüenzas para forzar esas correcciones.
  • Assange es un antisistema y un delincuente. Que no es un antisistema lo dice él, pero sobre sus verdaderas motivaciones mejor que cada uno se haga su composición. sobre su acusación en Suecia por acoso sexual… cuando menos es sospechoso que acusen, quiten la acusación, a los meses la vuelvan a poner y que pidan su extradicción, vía Interpol, por un “delito menor” cuando hace la siguiente publicación.

Para terminar, reproduzco un tweet grandísimo de Alfredo Reino al que no le quito ni una coma, relacionando Wikileaks con la eterna lucha privacidad/seguridad que nos imponen los Gobiernos:

@areino “No temas si no tienes nada que ocultar”. Los gobiernos probando su propia medicina. #cablegate wikileaks

Foto original de Cayusa
Anuncios