El voto internauta… ¿Existe?

Cada vez que se plantea desde el Estado alguna regulación sobre Internet se plantea la misma sucesión de hechos:

  1. el regulador plantea la reforma –>
  2. En Internet se debate el tema y, en general, se está de acuerdo en que quien la propone no tiene mucha idea (o es malintencionado) –>
  3. El regulador, quizá con alguna pequeña modificación, termina aprobando lo que propuso al principio (eso sí, diciendo que ha escuchado todas las partes) –>
  4. Desde muchas tribunas en Internet se insta a los internautas con derecho a voto a retirárselo a aquellos partidos que han apoyado la regulación –>
  5. En las siguientes elecciones el tema está, en general, olvidado y no influye en la decisión de voto de forma mínimamente significativa.

Lo vimos cuando se presentó la LSSI, lo volvimos a ver cuando se produjo el movimiento del Manifiesto en defensa de Internet y lo estamos viendo ahora con la tramitación (y más que posible aprobación) de la Ley Sinde.

En esta ocasión los partidos que van a apoyar con sus votos la ley en el Parlamento van a ser, según lo que ha ocurrido en el Senado, PSOE, PP y CIU. En el caso del PSOE todo apunta a que se deben favores tanto al colectivo de autores como a presiones del Gobierno de Estados Unidos; en el caso de CIU también sabemos que necesitaban poder ampliar el límite de endeudamiento para Cataluña, pero ¿y el PP qué gana con esto? pues francamente, ni idea,  pero ¿qué pierde?. Según José María LaSalle, diputado popular que ha defendido el apoyo de su partido a esta ley lo que pierden es poco, porque “los de Internet” son cuatro gatos, ruidosos, pero cuatro gatos.

Cuando los partidos políticos hacen números sobre estos temas cuentan, poco más, que un voto por blogger, es decir, que el número de votos que se ganaban o perdían en Internet eran pocos. La estadística es machacona y hasta ahora les daba la razón, pero hay dos factores que pronto pueden hacer que esto cambie:

  • El número de usuarios que se conectan diariamente a Internet y lo utilizan como su fuente de información principal no para de crecer. Herramientas como twitter, que está siendo nombrado continuamente en los medios generales y sobretodo Facebook donde ya hay tramos de edad en los que es más fácil encontrar a gente que tiene cuenta allí que gente que no la tiene.
  • El efecto amplificador (viral) que tienen las redes sociales. Lo que escribe un bloguer alcanza a mucha más gente de la que lee ese blog por la difusión en otros canales y por el debate que genera, por efecto rebote, en gente que ni sabe que ese blog existe.

Tampoco vamos a echarnos más faroles de los necesarios, el ruido que provoca un debate en Internet aún está lejos de tener la influencia que tiene el periodismo tradicional, pero cada vez va a ser menos “despreciable”.

En Cantabria, el PSOE acaba de publicar sus listas de candidatos para las próximas elecciones municipales en Santander y me llama la atención el ninguneo que aparentemente se ha hecho a los dos miembros más activos en Internet que tiene el PSOE cántabro. Ruth Carrasco, hasta ahora parlamentaria regional, va colocada en la lista municipal en un puesto en el que a priori, no tiene ninguna posibilidad de salir, Ruth tiene más de 2.000 seguidores en Twitter y más de 1.000 amigos en facebook; por otra parte, Regino Mateo, con más de 1800 amigos en Facebook también se ha quedado fuera. ¿Puede o debe un partido regional en declive permitirse dejar fuera esas dos tribunas con posiblemente más de 3.000 personas escuchando las cosas que dicen? *. Como veréis no es cosa de un único partido.

Poniendo las cosas en su sitio, Sinceramente, creo que cambiar tu intención de voto tan solo por lo que ocurra con la ley Sinde es, si crees en el sistema político irresponsable (y si no crees… una pérdida de tiempo). Si creo, sin embargo, que quienes participamos activamente en Internet solemos tener un perfil más interesado en lo que ocurre en el mundo, y en muchos casos alcance a cada vez más personas con nuestras opiniones ¿durante cuanto tiempo va a seguir siendo rentable ignorarnos?

Con la popularización de Internet, la red tiende a convertirse en una herramienta, no en un fin en si misma, y en ese terreno de juego se va a formar la opinión de muchos de los votantes, ¿se pueden arriesgar los partidos a perder las piezas que ya tienen colocadas en ese tablero?

* Ruth y Regino seguro que si leen esto dirán que están encantados (cosas de los partidos). Lo cierto es que, muy posiblemente, porque son miembros activos de sus partidos sus “tribunas” seguirán funcionando igual que hasta ahora.

Foto original de [phil h]
Anuncios