Escoger un préstamo en Kiva

Hoy os traigo dos vídeos sobre microcréditos, uno ilusionante y otro que nos hará reflexionar sobre la conveniencia de este sistema de ayuda al desarrollo.

Visualización de los préstamos de Kiva desde su fundación:

Me ha gustado ver tanto esfuerzo por ayudar y cómo ha evolucionado kiva desde su creación (y también ver esos destellos desde la cornisa cantábrica).

El segundo vídeo es bastante más largo, pero os recomiendo verle para formaros opinión. Es un documental que emitiron en La2 de TVE sobre los microcréditos y la figura del principal impulsor de este sistema de apoyo al crecimiento: Muhannad Yunus, premio Príncipe de Asturias de la Concordia y Nobel de la Paz. En el documental se exponen acusaciones de malversación que ha habido contra Yunus y, por otra parte, cuestiona que los microcréditos realmente ayuden, sino que en muchos casos terminan ahogando a quien los solicitó hasta dejarlos en peor situación de la que tenían antes de endeudarse.
Os recomiendo encarecidamente que veáis este vídeo para formaros una opinión

Yo, una vez visto el documental, sigo creyendo que utilizar Kiva es una buena idea, su apuesta por la transparencia creo que refuerza que los préstamos tengan su función original de ayuda al desarrollo aunque, obviamente, nadie nos va a poder garantizar que oportunistas consigan aprovecharse de las donaciones que hacemos desde el primer mundo en su propio beneficio sin tener verdaderas intenciones de ayudar a la población de zonas más castigadas. Aclarar que las acusaciones del documental son sobre el servicio concreto que prestaba el banco Grameen, no es de Kiva sobre lo que se hable.

Para escoger un préstamo en Kiva tenemos muchas opciones entre las que escoger y puesto que ya son unos cuantos quienes me han preguntado con qué criterio escoger os cuento cuáles son los míos:
En primer lugar lo que busco es tener el máximo de confianza en que me lo van a devolver ya que no podemos olvidar que el riesgo de impago existe, a día de hoy yo llevo hechos 38 préstamos y de entre todos ellos sólo he tenido retrasos en los pagos en unos pocos (a día de hoy todos están al corriente), eso no quita para que juguemos con los parámetros para minimizar el riesgo. A la hora de hacer un préstamo abrimos las Advanced Options (botón en la parte inferior izquierda) y allí encontraremos:

  • Estrellas (Field Partner Risk): nos dice cómo de confiable es el gestor que se va a encargar del préstamo (no el prestatario en si), están puntuados de 1 a 5 y yo suelo escogerlos con al menos 3 estrellas (normalmente 4).
  • Delinquency (tasa de impagos del gestor): no escojo préstamos que tengan más del 6 ó 7%. Esta tasa es prácticamente la que tenemos en España, todos los préstamos en los que se me han retrasado en los pagos tenían una tasa mayor

Si habéis visto el documental sobre microcréditos posiblemente os haya quedado el miedo de si, al prestar, no estaremos realmente creándolo un problema a quien recibe el dinero. Kiva, en este sentido apuesta por la transparencia, e intentar ofrecer préstamos a tipos de interés razonables
Cuando escojo una inversión procuro que el tipo no sea superior al 50%, que así escrito suena a mucho pero para valorarlo es muy importante tener en cuenta cuál es la inflación en el país en la moneda en que lo vayan a recibir, en países menos desarrollados la inflación es mucho mayor que la que tenemos por ejemplo en Europa y por eso Kiva permite préstamos con tipos de incluso el 70%, por ejemplo en Zimbabwe, pero es que allí han tenido una inflación de 3 ó 4 dígitos.

Otra cosa que es interesante mirar es el calendario de devoluciones, ya que hay préstamos que van devolviendo mese a mes, otros cada tres meses y algunos de ellos incluso se devuelven completamente al acabar la vida del préstamo.

Con las condiciones que digo aún me suele salir una buena lista de préstamos disponibles entre los que escoger mis condiciones “personales” (destino del préstamo, individuos o grupos…)

Os recuerdo también que varios de los que nos movemos en blogs y redes sociales en Cantabria tenemos un grupo en Kiva (Cantabria 2.0) con el que ya hemos superado los 3.000$ en préstamos y somos más de 30 miembros, aunque, ejem, ejem, no todos los miembros han hecho préstamos. Os invito a apuntaros a él para probar el sistema de microcréditos de Kiva.

 

El primer vídeo es vía Microsiervos

El grupo en Kiva en el que estamos es Cantabria 2.0

Anuncios

Equipo Kiva Cantabria 2.0

Llevo ya más de 2 años haciendo pequeñas donaciones en kiva y no puedo estar más satisfecho. He hablado de esta organización hace algún tiempo pero para el que no lo conozca intentaré explicarlo:

Kiva es una entidad de microcréditos solidarios y  consiste en lo siguiente: Metes una cantidad de dinero (desde 25$) en tu cuenta en Kiva y con ella escoges a algún inversor de los muchos que han presentado proyectos a Kiva por diferentes países del mundo. Tú haces, junto con otros donantes, una donación para su proyecto y puntualmente, cada mes, irá devolviéndote el capital hasta que lo vuelvas a tener disponible en tu cuenta de Kiva. Una vez que te retornen el dinero puedes escoger entre sacarlo y traértelo de vuelta a tu cuenta o volver a invertir en un nuevo proyecto.

La ventaja de este sistema frente a las donaciones es que, quien recibe el dinero, sabe que tiene que trabajar duro para devolver ese dinero y conseguir sacarle un rendimiento. Si su proyecto va saliendo adelante otros en su país también se beneficiarán de ello.

Kiva está avalada por muchos organismos y empresas e intentan tener el máximo de transparencia para que tengas claro en quién y cómo se va a utilizar el dinero que prestas.

Equipo Cantabria 2.0

Conversando en twitter sobre este sistema surgió la idea de crear un equipo dentro de Kiva. Los equipos no es que supongan mucha ventaja frente a las inversiones particulares, pero si nos juntamos unos cuantos nos podemos animar unos a otros a realizar los préstamos. El equipo va a ser abierto, cualquiera puede unirse, pero al menos en principio en lo que habíamos pensado es en enredar a usuarios habituales de redes sociales y blogs de Cantabria.

Participar es bien sencillo:

  1. Si aún no estás registrado, regístrate en Kiva. Crea tu perfil ( si tienes curiosidad éste es el mío) y echa un vistazo a kiva por dentro.
  2. Únete a nuestro equipo de “inversores”. La página es Cantabria 2.0 en Kiva, y una vez en ella verás bien grande el botón para unirte
  3. Si te apetece, deja un mensaje de saludo en el grupo y cuéntanos qué esperas de Kiva y de este grupo en concreto.

Cuando estemos unos cuantos podemos decidir si cada uno escoge sus inversiones individualmente o si preferimos hacer una más grande poniéndonos todos de acuerdo.

Por ahora ya somos unos pocos, pero espero que el número crezca rápidamente. La lista de los apuntados es la siguiente, iré actualizándola  a medida que la gente se apunte (si quieres que cambie tu URL dímelo en un comentario, twitter, formulario de contacto…):

@ruthcarrasco, @dondado, @rojoyverde, @cachuco, @osanemeterio, @juanpt, @rmonterosaiz, @rgcolsa, @plintium, @iruell, @SFGuerrero, @javiganda

Bueno que ¿te apuntas?

Préstamos P2P de personas a personas

i-love-p2pCon la que está cayendo en el sector financiero y el aumento de requisitos que están empezando a exigir las entidades para financiar a empresas y particulares se está creando un caldo de cultivo perfecto para un negocio del que ya se está hablando desde hace algún tiempo, los préstamos P2P. La idea es sencilla, uno tiene dinero y en estos momentos no encuentra opciones donde invertirlo y otros están buscando financiación para negocios rentables pero que se ven apurados al límite por falta de liquidez o de capital para crecer.

Para que este sistema de microcréditos funcione se necesita una empresa que gestione estos acercamientos entre prestamistas y prestatarios y se encargue de verificar la identidad y la solvencia de ambos, quienes afirman tener el dinero y sobretodo de quienes lo necesitan. Por estas gestiones cobran una comisión para la que hay margen suficiente.

El talón de aquiles sin duda es el nivel de impagos, pero las experiencias existentes hasta el momento muestran tasas de morosidad muy inferiores a la que existe con la banca tradicional, eso sí, el prestamista asume todo el riesgo ya que las entidades de gestión solo intermedian la operación pero sin avalarla, a lo sumo pueden ayudar en las gestiones de cobro en caso de impago.

Empresas que ya están dando este servicio son:

  • Comunitae: a donde se acaba de incorporar Millán Berzosa. En perfecto castellano, y con una web muy clarita en la que te puedes orientar bien. Todavía no han comenzado a operar pero lo harán en breve
  • Zopa: en Reino Unido y en Italia. Ya lleva gestionados más de 4 millones de euros, ofreciendo rentabilidades promedio del 9%
  • Smava: en Suecia. 6 millones de euros gestionados y más de 65.000 usuarios registrados
  • LoandLand: también en Suecia, creciendo hacia el millón de euros gestionados.
  • Kokos: en Polonia, y con más de millón y medio de euros gestionados
  • Kiva.org: de carácter benéfico, no genera ingresos a los prestamistas, pero con unos números sorprendetes.
  • MyC4. También para microcréditos a países del tercer mundo, en este caso sí pagan intereses, excesivamente altos a mi entender, pero el riesgo también es alto y no se trata de filantropía.
  • Lubbus: en español, pero lo único que sé de ella es que existe.

Mi experiencia personal sólo es en Kiva, donde he hecho ya algunos préstamos, y hasta el momento no he tenido que lamentar ningún retraso en los pagos, pero obviamente no estoy ahí buscando negocio.

En estos momentos creo que es un sistema a tener en cuenta, especialmente para empresas que tienen de un buen modelo de negocio pero que por los retrasos en los pagos de sus deudores están pasando por dificultades, y como inversores, con la situación actual de las bolsas por todo el mundo y los tipos de interés casi regalados, una opción muy rentable.

¿Te atreverías a prestar dinero como forma de negocio mediante este sistema? ¿estás dispuesto, como empresa o como particular a utilizar también esta vía que se pone a tu disposición?

Referencias:

Demasiado serio para mi

Mirada de preocupación

Mirada de preocupación

Hoy me tocaba hablaros de la pobreza, pero creo que es un tema demasiado serio como para hablarlo aquí sin darle la debida importancia.

Os podría decir que si en España a muchos nos ha parecido imperdonable que se haya permitido especular con un bien imprescindible, como es la vivienda, es mucho más cruel que lo hayamos hecho con los alimentos, inflando su precio de forma artificial para aumentar la rentabilidad olvidando que hay gente, sí, mucha para la que no es un commodity sino su forma de seguir viviendo.

Os podría decir que tenemos la desfachatez de echarnos a temblar por la crisis económica cuando los países pobres son los que más la van a sufrir y además partiendo de una posición peor que la nuestra. Os podría decir que somos frívolos y superficiales, pero que además tenemos la desfachatez de decir que son los ricos y gobernantes los culpables cuando nosotros mismos no hemos hecho lo que está en nuestra mano.

Os podría decir que tenemos que ir preparándonos para volver a ver aquellas salvajes imágenes de África de hace 20 años con sus niños y sus moscas. Pero no lo voy a hacer.

Porque esto no es más que otro de los muchos post sobre el tema que leeréis hoy (Blog Action Day 2008) y seguro que casi todos estarán mejor escritos que este.

En lugar de deciros todas esas cosas que no van a resolver el problema yo hoy voy a utilizar mi lava-conciencias particular Kiva y voy a hacer una donación más, al menos así será un poco menos cierto que no he hecho nada para evitarlo.

Foto original de carf

Kiva.org, préstamos que cambian vidas

Microcréditos para gente sin recursos

La sociedad de la información tiende puentes entre las personas como antes nunca se había hecho, nunca como ahora fue tan fácil comunicarse con cualquier otra persona del mundo. Durante años me he mostrado reacio a las donaciones para los más necesitados y, aunque las he hecho, siempre me he quedado con la duda de a dónde iba ese dinero, para qué se iba a usar, si llegaría… Con Kiva esto ahora es más fácil.
Por un post en Gurusblog me enteré de la existencia de esta organización sin ánimo de lucro que se dedica a tramitar préstamos a tipo de interés 0 para gente más necesitada en otros países, con ideas e ilusión para salir de su pobreza pero sin el capital necesario para empezar con ello.
Yo comencé en ello con una pequeña cantidad hace ya unos meses pero he querido esperar a ver cómo me iban devolviendo el dinero en los plazos acordados antes de recomendároslo. Por ahora, y como estaba previsto, me han devuelto los 3 primeros de los 5 plazos mensuales en los que se había acordado la amortización.
La ‘inversión’ puede ser tan pequeña como quieras y te pedirán que, de forma opcional, des otro 10% para sufragar los costes de la empresa, si lo consideras oportuno dalo, en caso contrario no, pero recuerda mi consejo/opinión sobre lo gratis.
Tú decides a quién le prestas el dinero de entre los candidatos que han solicitado sus préstamos a Kiva, escogiendo también según el nivel de riesgo, por las características del receptor, de su negocio como del pás en que se ubica. Posteriormente podrás hacer un seguimiento de cómo va tu préstamo y recuperar o reinvertir tu dinero a medida que vayan devolviéndolo en los plazos acordados.

Bueno, ¿alguien se apunta?

Enlace: Kiva

Esta semana he visto…XXX

desierto en namibiaCon un poco de retraso pero aquí traigo el resumen de los mejores enlaces que he visto esta semana. La semana ha estado bastante cargadita de noticias: el iphone, la huelga de transportistas, asuntos legales relacionados con los blogs…

Blogs:

La huelga de transporte. Soy muy crítico con los piquetes (de informativos nada) y además en esta huelga creo que los motivos no están claros y no es más que una pataleta por no haber sabido hacer las cosas bien a la hora de plantearse una situación (la del precio del combustible) que estaba claro que iba a producirse y que además irá a peor:

En Internet:

Y otros buenos artículos:

Humor:

Foto original de Paul Watson